Inserción de personas en riesgo social

Buena cena y mejor compañía en el Piso de Emancipación de Getafe

Aprender es un proceso que no acaba nunca y, a veces, de los momentos más insospechados surgen las lecciones más importantes que, bien interiorizadas, te acompañarán toda la vida. Y fue algo así lo que nos pasó la semana pasada en nuestra visita al Piso de Emancipación en Getafe, donde los chicos que allí conviven nos enseñaron que por muy duras que sean las circunstancias que te ha tocado vivir, siempre hay nuevas metas a por las que ir.

Y es que a estos chicos de cuatro nacionalidades diferentes les sobra el optimismo, la dedicación y el buen rollo, pero esto no ha sido así siempre. La vida no se lo ha puesto nada fácil y cada uno de ellos tiene una historia que le acompañará para siempre, pero todos tienen algo en común: han cumplido la mayoría de edad en una residencia de menores, momento en el que la ley de protección del menor se acaba para ellos y tienen que activarse otros mecanismos. Son asociaciones como Murialdo las que dan a estos chavales, no sólo un techo, sino la oportunidad de prepararse para la vida adulta y la independencia, y lo más importante de todo: un futuro.

Ahora, en el piso, cada uno ha encontrado su vocación, ¡y hay para todos los gustos!: algunos estudian, otros se preparan físicamente para lograr su objetivo, también hay músicos: cantantes y guitarristas. Entre ellos se organizan para hacer las tareas de la casa, van juntos al gimnasio, preparan actividades para los fines de semana… Siempre bajo la supervisión y con la ayuda de los educadores.

¡Menuda cena rica nos prepararon nuestros chicos del piso!

La verdad que estos chicos demostraron una madurez sorprendente, aunque las ganas de vacilar y echarse unas risas con sus educadores no faltaron. Y es que nuestra visita coincidió con la asamblea, en la que los educadores van al piso y repasan juntos la semana, así se aseguran de que los chavales tienen sus necesidades cubiertas y de que todo ha ido bien (y si no, ¡bronca!). Parece que los chicos fueron buenos, porque Adela, la educadora con la también estuvimos en el SPIS de Getafe, no tuvo ni una sola queja… Y además ¡cenamos pizza! ¿cómo no vamos a estar deseando volver?

 

Artículos relacionados
¿Qué piensan los que no piensan como yo?

Si hay algo complicado en cuanto a las relaciones humanas es la convivencia bajo el mismo techo, algo que pueden corroborar los chicos que viven en el piso de emancipación. Y es que cada uno viene con sus propias vivencias a sus espaldas por lo que compartir hogar con desconocidos puede no ser tarea fácil. […]

Leer más
¡Súper Encuentro Interdiocesano de Infancia y Juventud en El Rocío!

Llevamos cinco años celebrando el Encuentro Interdiocesano de Infancia y Juventud, ¡y cada vez se suma más gente! Este año hemos tenido el placer de viajar hasta El Rocío, donde hemos disfrutado de buena compañía en un entorno precioso. Y es que a este quinto encuentro hemos asistido casi 200 personas procedentes de Madrid, Orihuela […]

Leer más
Los chicos de Arcadia visitan la exposición de Auschwitz

Hace unos días, los menores del proyecto Arcadia visitaron la exposición “No hace mucho, no muy lejos” sobre el campo de concentración de Auschwitz, ¡y salieron alucinados con lo que vieron! Seguramente muchos ya hayáis ido y sabréis que pasar unas horas sumergido de lleno en el mundo de los nazis y los campos de […]

Leer más

Deja un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios