Inserción de personas en riesgo social

¡En las clases de español también hay hueco para desayunos!

¡Menudo pintón tiene el desayuno que organizamos en el proyecto de Inmigración! Lo que en su día empezó como una fiestecilla de cierre del curso de las clases de español, hoy es una actividad que se organiza cada trimestre con el fin de compartir experiencias y costumbres gastronómicas a base de deliciosos platos hechos por las asistentes. Y es que el proyecto de las clases de español tiene más importancia de la que parece a priori porque, ¿te imaginas no ser capaz de entender las notas de tus hijos? ¿O no poder explicarle a tu médico qué te ocurre? ¡La comunicación es una necesidad vital para todos!

Estos inmigrantes son, en muchas ocasiones, analfabetos en su propio idioma, por lo que la aventura de empezar una nueva vida en España se convierte en un reto demasiado grande. Por eso Murialdo trabaja por paliar las necesidades idiomáticas organizando clases de español, para que estas personas, procedentes de Marruecos, Argelia, Ucrania y Mali, puedan desarrollarse social y personalmente. Actualmente se imparte a dos grupos divididos por sexos, ya que por temas religiosos algunas de las mujeres que asisten no pueden mezclarse con hombres. Además, muchas se ven en la necesidad de llevarse a sus bebés a las clases, así que, como os podréis imaginar, son muchas historias duras y diferentes pero todas con el mismo objetivo: mejorar su vida y la de su familia, siendo capaces de comunicarse de forma clara con las personas de su entorno, desde el panadero, hasta la empresa de la luz o el médico.

El éxito es tal que han solicitado que se amplíen las clases. ¡Ojalá pudiéramos hacerlo! Porque Jonathan, Miriam, Carmen, Ernesto y Lola, trabajadores y voluntarios del proyecto, se dejan la piel para que estos inmigrantes aprendan un montón en cada una de sus clases. Y es que ha habido años en los que no hemos podido contar con financiación y por eso la labor voluntaria desempeña un papel fundamental. Además, estos inmigrantes valoran el esfuerzo que hacemos desde la asociación por sacar las clases de español adelante y por eso las aprovechan al máximo, lo que hace que esto se convierta en un súper trabajo en equipo. ¿Cómo no íbamos a organizar estos desayunos? ¡Todos nos lo hemos ganado!

Tags

Gracias a la organización A Compartir, ¡viene a entrevistarnos la TV holandesa!

Sí, sí, ¡como lo lees! Asociación Murialdo es una de las entidades beneficiarias de la labor que desempeña la organización A Compartir y gracias a su trabajo, hemos llegado a oídos de Holanda, quienes han querido conocernos más de cerca y entrevistarnos para un documental. ¿No es increíble hasta donde estamos llegando?

A Compartir es una entidad que recopila productos nuevos no alimentarios de empresas y los reparten entre entidades que trabajan por combatir la exclusión social. Ropa, pañales, cosméticos, material escolar, etc, suponen una importante ayuda a aquellas familias que viven con dificultades diariamente. Y eso es precisamente lo que nos contó en su entrevista Yakare, una de las beneficiarias de los proyectos de Murialdo. Casada y con tres hijos, los productos de A Compartir le han supuesto un alivio enorme, sobre todo con pañales para su bebé de 6 meses y ropa para vestir. Además, no deja de formarse para conseguir un empleo con el que sacar a su familia adelante. ¡Toda una súper mujer, como de las que hablamos el otro día!

Productos de limpieza procedentes de A Compartir
Da gusto cuando Óscar presenta la asociación. ¡Los holandeses se van a enamorar de Murialdo!

Por supuesto, Óscar también tuvo unos minutos delante de las cámaras para presentar la asociación. Y es que le hicieron una pregunta cuya respuesta nos encantó oír: ¿A cuántas personas ayuda Asociación Murialdo cada año? ¡Cerca de 1.400! Y con la red que tejemos junto con otras organizaciones, como A Compartir, seguro que son muchísimas más en total.

Esperamos que nuestro mensaje, de lucha por la solidaridad, la integración social y el desarrollo personal de aquellas personas que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad, llegue a los holandeses. ¡No os perdáis el resultado de la grabación aquí!

Tags

Visita a la Escuela ASTOR de Torreón de Ardoz

Hace unos días nuestros chicos y chicas del Grado Medio en Atención a Personas en Situación de Dependencia tuvieron la oportunidad de compartir una jornada de trabajo con los profesores del Centro Astor para Personas con Discapacidad de Torrejón de Ardoz. Una oportunidad muy especial para que nuestros alumnos conociesen la realidad laboral que se pueden encontrar en un futuro no muy lejano si encuentran empleo en un centro educativo específico.

De la mano de Amalia, pudieron conocer el funcionamiento del centro en profundidad para alumnos entre 3 y 20 años con necesidades educativas especiales. Una de las claves del éxito de este centro de ASTOR es su apuesta por una educación eficaz, formando a sus chicos y chicas en materias aplicadas a la vida real para favorecer la integración de todos sus alumnos en la sociedad.

Visitaron las diferentes instalaciones y en seguida se dieron cuenta del revuelo que iban a causar entre los chavales del centro. Y es que es en estas actividades donde nuestros chicos sacan lo mejor de sí mismo y se les ve que disfrutan con lo que están estudiando en el Grado Medio de Murialdo, y a lo que se van a dedicar dentro de unos meses. Con la llegada del recreo y la salida al patio, pudieron integrarse en los diferentes juegos de los chicos y chicas de Astor: fútbol sala, ping-pong, dibujo…

Para terminar la jornada, conocieron también los talleres de empleo que Astor organiza para fomentar el empleo entre los más mayores del centro. Tocó arremangarse y formar parte de las cadenas de manipulado y los talleres de integración que estaban ese día… ¡y vaya que si trabajaron! Estas fotos son solo un pequeño reflejo del ambiente de compañerismo y trabajo en equipo que se respira en los diferentes talleres del centro.

Tags

Aprendiendo sobre las ciencias con la Factoría Azul

¡Hay que ver qué suerte tienen nuestros chicos del Servicio de Prevención e Inserción Social! El grupo que conforma el proyecto de San Blas organizó una súper actividad a la que nos habría encantado ir todos: ¡aprender sobre ciencias con la Factoría Azul! Y es que la Factoría Azul es una asociación con el objetivo de acercar la ciencia a todos y despertar nuevas vocaciones científicas. ¡Y vaya si lo hicieron entre nuestros chavales!

Porque qué mejor forma para aprender conceptos científicos que a base de experimentos realizados allí mismo, ¡en vivo y en directo! La expectación entre el público era máxima e incluso participaron en los experimentos con luz, presión, sonido, etc, para descubrir lo fantásticas que son la física y la química, y toooodo lo que pueden llegar a explicar. Al finalizar la actividad, muchos de nuestros chicos ya estaban preguntando al equipo de la Factoría Azul sus dudas para e inquietudes para comenzar carrera en el sector. ¡Muchas gracias por abrir las puertas de la ciencia a Asociación Murialdo!

Tags

Buena cena y mejor compañía en el Piso de Emancipación de Getafe

Aprender es un proceso que no acaba nunca y, a veces, de los momentos más insospechados surgen las lecciones más importantes que, bien interiorizadas, te acompañarán toda la vida. Y fue algo así lo que nos pasó la semana pasada en nuestra visita al Piso de Emancipación en Getafe, donde los chicos que allí conviven nos enseñaron que por muy duras que sean las circunstancias que te ha tocado vivir, siempre hay nuevas metas a por las que ir.

Y es que a estos chicos de cuatro nacionalidades diferentes les sobra el optimismo, la dedicación y el buen rollo, pero esto no ha sido así siempre. La vida no se lo ha puesto nada fácil y cada uno de ellos tiene una historia que le acompañará para siempre, pero todos tienen algo en común: han cumplido la mayoría de edad en una residencia de menores, momento en el que la ley de protección del menor se acaba para ellos y tienen que activarse otros mecanismos. Son asociaciones como Murialdo las que dan a estos chavales, no sólo un techo, sino la oportunidad de prepararse para la vida adulta y la independencia, y lo más importante de todo: un futuro.

Ahora, en el piso, cada uno ha encontrado su vocación, ¡y hay para todos los gustos!: algunos estudian, otros se preparan físicamente para lograr su objetivo, también hay músicos: cantantes y guitarristas. Entre ellos se organizan para hacer las tareas de la casa, van juntos al gimnasio, preparan actividades para los fines de semana… Siempre bajo la supervisión y con la ayuda de los educadores.

¡Menuda cena rica nos prepararon nuestros chicos del piso!

La verdad que estos chicos demostraron una madurez sorprendente, aunque las ganas de vacilar y echarse unas risas con sus educadores no faltaron. Y es que nuestra visita coincidió con la asamblea, en la que los educadores van al piso y repasan juntos la semana, así se aseguran de que los chavales tienen sus necesidades cubiertas y de que todo ha ido bien (y si no, ¡bronca!). Parece que los chicos fueron buenos, porque Adela, la educadora con la también estuvimos en el SPIS de Getafe, no tuvo ni una sola queja… Y además ¡cenamos pizza! ¿cómo no vamos a estar deseando volver?

 

Tags

Tras la visita de San Blas, ¡ahora es el turno del Servicio de Prevención de Getafe!

Nos gustó tanto la visita a la sede de San Blas que cuando nos invitaron a pasar la tarde en el centro de Getafe ni nos lo pensamos. Así que el viernes, para acabar la semana con buen sabor de boca, nos plantamos allí a las 17:15 a la espera de que llegasen parte de los 53 niños que cada tarde reciben en Murialdo ayuda con sus estudios y, sobre todo, mucha diversión.

Allí, nos recibió Adela, educadora del centro, que nos explicó la importantísima tarea que allí se lleva a cabo. Con ella entendimos que, de no ser por la labor que Murialdo lleva a cabo con sus niños y niñas, para muchos de ellos el fracaso escolar sería casi inmediato. Los educadores, que tarde tras tarde trabajan con los chavales, se han convertido para ellos en verdaderos referentes que los guían, apoyan y enseñan de la mejor forma que saben, consiguiendo que los pequeños adoren a sus “profes”. Y no nos extrañó para nada, porque son encantadores (aunque ¡ojo! que también echan broncas). Pero el cariño que los enanos sienten por sus educadores, es totalmente recíproco, los “profes” no pierden ni un momento la sonrisa de la cara, mientras ofrecen a cada niño ayuda individual con sus deberes u organizan actividades para todo el grupo ¡da gusto con ellos!

Sin lugar a dudas, lo más bonito de nuestra visita fue que, cuando preguntamos a Adela cuál había sido la experiencia más reconfortante que había vivido en Murialdo, no supo quedarse sólo con una, y nos contestó que lo que más le gusta es saber que la tarea que desarrollan es necesaria, ¡y no podemos estar más de acuerdo!

 

Tags

¡Mil gracias a CT Ingenieros por las cestas de alimentación!

Muchos de vosotros ya conocéis nuestro Proyecto Merienda, gracias al cual muchos niños complementan su alimentación con meriendas formadas por galletas, zumos, leche y galletas. Y es que las familias de estos pequeños disponen de recursos muy limitados y hacer cinco comidas al día puede suponer un problema. Por eso, la empresa CT Ingenieros ha querido echarle una manita a 34 familias con unas cestas que contienen diversos alimentos que les facilitará un poco las cosas en las próxima semanas. ¡No podemos estar más contentos!

Este notición ha sido acogido con muchísimo entusiasmo por lo que no podíamos dejar pasar la oportunidad de organizar un sencillo acto de entrega para que CT Ingenieros y las familias pudieran conocerse personalmente. Víctor y Carlos repartieron las cestas de alimentación a cada uno de los asistentes, que posaron encantados ante nuestra cámara con su regalo. ¡Es tan emocionante contar con la colaboración de otras empresas y organizaciones para ayudar a quienes más lo necesitan! Porque este es el cuarto año que CT Ingenieros se moja con Murialdo y su labor social, por lo que no podemos decir otra cosa más que ¡mil gracias, chicos!

Tags

¡Qué cortas se hacen las tardes en nuestra sede de San Blas!

¿Puede haber algo mejor para un niño que acabar el día con una buena sesión de juegos? ¡Está claro que no! Pero ¡ojo! que el que algo quiere, algo le cuesta y en nuestro centro de San Blas, los chicos y chicas tienen que hacer primero los deberes para ganarse un rato de diversión. Y fue justo así como nos los encontramos en nuestra última visita a la sede donde se organiza el Servicio de Prevención e Inserción social en Madrid, súper concentrados, buceando en libros y apuntes.

Allí, chicos y chicas de entre 6 y 17 años encuentran apoyo escolar al salir del cole, talleres para desarrollar su imaginación y diferentes dinámicas para aprender jugando, todo en la compañía de educadores y voluntarios que dedican sus tardes a acompañar a los chavales. En nuestra visita, conocimos a algunos de los más peques que estudiaban duro para ser cantantes, policías o modelos. ¡No nos cabe la menor duda de que lo van a conseguir! También nos preparamos para echar un partido de fútbol con los más deportistas pero, muy a su pesar, se nos echó el tiempo encima y tuvimos que aparcar el balón, pero no la diversión. Las chicas más mayores, grandes profes en potencia, tomaron el mando y prepararon unos juegos chulísimos al resto. ¡Estos niños y niñas tienen energía para rato!

Sin darnos cuenta, dieron las 8 de la tarde y, con ellas, se acababa la jornada. Tocaba recoger abrigos y mochilas y a casa, hasta el día siguiente. No sabemos quien tenía menos ganas de marcharse, si los pequeños o nosotros, que nos lo pasamos pirata. Y no es para menos, el equipo de educadores y voluntarios convierten las tardes de 47 niños en un verdadero recreo (siempre y cuando no tengan examen al día siguiente, claro). ¡Estamos deseando volver!

Tags

Murialdo en la Presentación del Mensaje para la Jornada Mundial de las Migraciones

Tener un lugar al que llamar hogar, a tu familia cerca o simplemente contar con alguien que te acompañe en los pequeños acontecimientos de tu día a día parece algo fácil. Sin embargo, muchos más niños y jóvenes de los que pensamos no lo tienen a su alcance. Desde Murialdo trabajamos para que todas las personas que lo necesiten cuenten con ese apoyo, ese empujón que les da el tener a alguien junto a ellos en sus victorias y derrotas cotidianas. Y fue precisamente esto sobre lo que habló el pasado martes Óscar, nuestro presidente, en la Presentación del Mensaje para la Jornada Mundial de las Migraciones.

El equipo de Murialdo con Monseñor Menéndez, obispo de Astorga

El acto, que se celebró en la Universidad Pontificia de Comillas, contó con personalidades tan importantes como Pedro Linares, vicerrector de Investigación e Internacionalización del centro, Mercedes Fernández de IUEM, Jose Luis Pinilla de la Comisión Episcopal de Migraciones y hasta con Monseñor Menéndez, obispo de Astorga. Monseñor demostró con su discurso ser una persona muy implicada con los más necesitados y apuntó la importancia que tienen los menores en las olas migratorias que se están produciendo. Nuestro presidente dedicó su intervención a explicar no sólo qué aportan Murialdo a los jóvenes que ayuda, sino también qué aportan estos chicos y chicas a la asociación. Desde su experiencia personal, nos habló de diferentes casos de jóvenes habían pasado por verdaderos problemas. Pero gracias a la esperanza, estas personas han seguido hacia delante con una sonrisa renovada al encontrar, en personas como Óscar, el apoyo para superar las grandes adversidades de la vida y los pequeños contratiempos del día a día.

También, contamos con la actuación musical de Toño Casado y su guitarra. ¡Todo un artista! Por último, se proyectaron unos videos preciosos que mantuvieron a los asistentes con los ojos como platos. Entre aplausos, nos despedimos con muy buen sabor de boca después de haber pasado dos horas estupendas. Estamos muy agradecidos con la organización y los asistentes por dar lugar a un evento tan genial y dejarnos formar parte de él. ¡Gracias!

Tags

¡Éxito rotundo del taller de repostería en Arcadia!

Te guste cocinar o no, no hay quien se resista al buen olor de una cocina cuando hay cosas deliciosas en el horno, como un bizcocho o una tarta. Y es que nuestros chicos del proyecto Arcadia se han acabado rindiendo al arte de la repostería y se han puesto manos a la obra con un dulce que a todos nos encanta: ¡los cupcakes! Ya sabéis, esas magdalenas con toppings multicolor que están tan ricas….

Guiados por una de nuestras educadoras, prepararon paso a paso la masa, controlaron los tiempos de cocción y dieron rienda suelta a la creatividad con la decoración de cada cupcake. ¡Todos quedaron con una pinta espectacular! Pero lo mejor de todo fue que nuestros chavales se llevaron una muestra a su casa para compartirla con su familia porque, como veis en las fotos, ¡eran dignas de lucir! Sin duda, este taller de repostería ha sido todo un éxito y ya estamos organizando el siguiente. ¿Qué será lo próximo que nos cocinaran nuestros chicos de Arcadia? ?

Tags