Infancia y juventud

La solución para una buena alimentación en la infancia

Nuestros peques están llenos de hábitos alimenticios que les serán difícil de modificar en el futuro. Si desde la infancia cuentan con unos hábitos saludables en la educación y en el estilo de vida, mejorará su crecimiento, salud y su rendimiento físico e intelectual. ¡Necesitan fuerza para afrontar todas las horas de diversión!

La sobrealimentación o alimentación inadecuada, comidas llenas de azúcar añadido o los ahora famosos ultra-procesados suelen ser las causas de enfermedades crónicas desde edad muy temprana. Los trastornos nutricionales, sobrepeso, obesidad, anemia, caries dental o problemas en el rendimiento escolar pueden ser algunas de las consecuencias. De este modo debemos de cambiar la dieta a los peques de la casa, con el fin de alcanzar una dieta adecuada a la infancia. Una dieta que les permita un crecimiento óptimo y un buen desarrollo cognitivo.

Pero ahora te preguntarás: ¿cómo? Pues realmente es sencillo alcanzar una alimentación saludable y equilibrada que les permita a los niños y niñas estar fuertes para poder jugar y aprender más y mejor. Además, según muchos especialistas, les proporcionará una buena capacidad de aprendizaje, comunicarse, pensar, socializar y serán más flexibles a los cambios, y por supuesto ayudará a prevenir algunos riesgos que influyen en posibles enfermedades que pueden desarrollarse en la edad adulta. Una buena alimentación en la infancia es la mejor cimentación de una vida plena y saludable.

Ahora bien, tenemos un as bajo la manga, os dejamos algunos trucos para que los peques coman sano:

  • Engañar a la vista, envuelve algunos alimentos en otros que les encante, como la bechamel (utiliza una ligera) o el arroz.
  • Golosinas saludables, la fruta. Si habitúas a los peques desde la infancia no será ningún problema, serán ellos los que te lo pedirán. Si no, juega con cortar la fruta en trozos divertidos.
  • Deja que los peques cocinen contigo, de esta forma ellos se sentirán parte del cocinado y no dudarán en comerse hasta el último trozo.

Por tanto, para una alimentación saludable y equilibrada puedes utilizar algunas de estas recetas para la merienda de los peques:

1. GALLETAS DE AVENA, PLÁTANO Y CHIPS DE CHOCOLATE

Ingredientes:

3 plátanos

160 g de avena

50 g de chips de chocolate

Receta

  1. Pela y corta el plátano (si está maduro mejor) y a triturar.
  2. La mezcla únela bien con los copos de avena. Puedes ayudarte con una lengüeta o una espátula.
  3. Ya con la mezcla hecha, pon en una bandeja de horno la masa en forma las galletas y pon los chips de chocolate (si es 75% mejor)
  4. Y por último, hornea 15 minutos a 200 grados.

Tras esto tendrás unas galletas riquísimas, perfectas para toda la familia.

2. NUTELLA HEALTHY

Ingredientes

2 tazas de avellanas crudas (270 g)

1/4 taza de cacao en polvo crudo (20 g)

1 taza de leche de avena (250 ml)

1/2 taza de sirope de arce (160 g)

 

Receta

  1. Precalienta el horno a 180ºC.
  2. Hornea las avellanas en una bandeja durante unos 10 ó 15 minutos. Tras hornearlas, déjalas que se enfríen un poco.
  3. Bate las avellanas hasta que estén desmenuzadas.
  4. Echa el resto de los ingredientes y vuelve a batir hasta tener una crema uniforme.

Y listo para unos bocadillos de nutella saludables

3. TARTA DE QUESO SALUDABLE

Ingredientes:

  • Para la base:

100 gr de galletas maría tipo integral

4 cucharadas soperas de aceite de coco

2 cucharadas soperas de agua

  • Para el relleno:

100 gr de leche evaporada

500 gr de requesón sin sal

125 gr yogurt vegetal

5 cucharadas soperas de panela, azúcar de coco o moreno

1 cucharada sopera de zumo de limón

3 unid de huevos

3 cucharadas soperas de harina de arroz

2 cucharadas soperas de sirope de agave

1 cucharada de café de extracto de vainilla

Receta

  1. Mientras precalientas el horno a 180 grados, trituramos las galletas, le añadimos aceite de coco y agua hasta conseguir una masa con cuerpo.
  2. La untas en la base del molde de la tarta y al frigorífico mientras seguimos con la tarta.
  3. Mezcla todos los ingredientes a mano en un bol, ayúdate con unas varillas. Intenta que no se haga mucha espuma y bate hasta tenerlo bien integrado.
  4. Vertimos toda la mezcla en el molde, que ya debe de haberse enfriado.
  5. Meter en el horno a 180 grado durante 50 minutos, cuando el interior de la tarta esté cuajado, lista para secar.
  6. Lo dejamos enfriar. Así cogerá cuerpo.
  7. Desmolda y mapa toda la parte superior de la tarta con mermelada casera.

Además de estas buenas ideas de alimentación variada y saludable, siempre es ideal unirla con la actividad física. Es importante que los niños realicen al menos una hora diaria de alguna actividad física, como nos recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¡A por una infancia saludable y llena de actividad!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios