Formación

Reflexiones de «El caballero de la armadura oxidada»

Nuestros chicos de Grado Medio no sólo estudian apuntes, sino que también debaten, conversan y reflexionan sobre distintas situaciones en el módulo de destrezas sociales. Para ello, muchas veces utilizamos un punto de partida existente, como por ejemplo un libro, que nos ayude a ponernos en situación y vivir las vicisitudes y dilemas a los que se enfrentan los personajes para luego trasladarlo a la sociedad actual y al momento presente. Muchas veces no son clásicas obras literarias, pero sí lecturas que dejan marca y que los lectores no olvidan fácilmente. Ese tipo de lectura que hace que no se pueda evitar esbozar una sonrisa cómplice con el protagonista al reconocer los miedos e inquietudes que expresa, y con los que todos nos hemos sentido identificados en algún momento de nuestra vida.

En este caso, realizamos la lectura de «El caballero de la armadura oxidada«, que nos cuenta la historia de un caballero medieval bueno, generoso y amoroso,  que dedicaba su vida a luchar en cruzadas, matar dragones y rescatar damiselas. Este caballero portaba en la lucha una bella armadura, que reflejaba unos rayos de luz tan brillantes que el sol parecía salir de él mismo en lugar del cielo. Con el tiempo, el caballero se habitúa a llevar la armadura siempre puesta, sin quitársela ni para dormir. Un día, tras las súplicas de su mujer, decide quitársela y descubre que no puede. Así es como comienza un largo peregrinaje para encontrar ayuda y poder deshacerse de su armadura. En este largo viaje recibirá la ayuda del mago Merlín y de otros personajes un tanto peculiares.

Al principio nuestro caballero se extrañaba al hablar con una ardilla o una paloma, revelándose ante el hecho de que unos insignificantes animales pudieran ser más inteligentes que él y le costaba aceptarlo. Sin embargo, poco a poco se va dando cuenta de que no se trata de que sean más o menos inteligentes, sino que ellos no tenían perjuicios de ningún tipo ni se consideraban más que ningún otro ser de la tierra, y eso les liberaba.

Muchas veces juzgar a las personas por las apariencias y dejarnos llevar por una primera impresión, sin darle importancia a lo que nos dicen ni escuchar sus consejos, puede provocar que nos perdamos la oportunidad de aprender o llevarnos a tomar malas decisiones. Además, es un libro que te hace parar y reflexionar sobre la vida, y ha hecho que nuestros alumnos se den cuenta de que no hay que valorar tanto las cosas materiales, sino que hay que procurar ser feliz con lo que se tiene y con lo que se es, y que por poco que sea es suficiente. Y es que muchas veces esperamos la llegada de la felicidad, sin darnos cuenta de que la felicidad no es una meta, es un camino. 

Otra moraleja que encontramos entre las páginas de este libro es que compartir los buenos momentos con los demás los engrandece, al igual que compartir los malos hace que sean un poco más llevaderos. Por eso es importante disfrutar de las cosas que nos pasan con los que nos rodean, abrirnos y expresar nuestros sentimientos, pues si no nuestra satisfacción será menor.

“Ponemos barreras para protegernos de quienes creemos que somos. Luego un día quedamos atrapados tras las barreras y ya no podemos salir”.

Esa importancia de expresar nuestros sentimientos y emociones también es parte de la moraleja, pues el protagonista va aprendiendo poco a poco a comunicar cómo se siente, lo cual es otra de las claves de una vida feliz. La empatía, comprender cómo se sienten los demás y lo que les pasa es esencial para nuestra vida social y para poder ser felices en sociedad. Además, nos ayudará a mejorar nuestras habilidades sociales y nuestras relaciones con los que nos rodean.

Sin duda, es maravilloso cómo un libro hacerte vivir nuevas experiencias en cada capítulo, descubriéndote una manera completamente diferente de ver las cosas y aportando una nueva perspectiva a tu vida. Por eso en Grado Medio fomentamos la lectura, porque además de desarrollar las habilidades cognitivas y ortográficas, ayuda a reflexionar sobre nuestra vida, expande nuestra mente y alimenta nuestra alma. Y entre sus páginas quizá descubramos cómo construir un camino de felicidad.

El 21 de Junio de 1991 nace nuestra ONG, la Asociación Murialdo, una entidad sin ánimo de lucro que tiene como fin promover la solidaridad, la integración social y el desarrollo personal de aquellas personas que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad, a través de proyectos de educación, integración y, formación y empleo, trabajando con la infancia, la adolescencia y la juventud, y los colectivos de mujeres y personas desempleadas.
Artículos relacionados
¡Se abre el plazo para las inscripciones de Grado Medio hasta el 1 de julio!

El periodo de solicitud de plaza para nuestro Ciclo Formativo de Grado Medio en Atención a Personas en Situación de Dependencia queda abierto desde hoy lunes 17 de junio hasta el 1 de julio, ambos inclusive. La solicitud se puede rellenar y presentar en nuestro centro en horario de secretaría de 10:00 a 13:00 horas. Los requisitos de acceso […]

Leer más
¿Sabías que existe la adicción a la tecnología?

En la actualidad, el teléfono móvil, las tablets y los ordenadores se han convertido en una parte imprescindible de nuestro día a día. Esto no solo afecta a personas adultas, sino a niños desde muy pequeños a tener el control sobre las tecnologías, y muchas veces sin control del uso o del tiempo que le […]

Leer más
¡Nos vamos a plantar árboles a la sierra!

En la Asociación Murialdo conocemos la necesidad cuidar el medioambiente, y creemos que es muy importante incluir en la formación de nuestros chicos y chicas la educación medioambiental. Por eso nos encantó que la Asociación Reforesta nos invitara a la Sierra de Madrid a realizar una divertida actividad medioambiental: ¡estuvimos plantando árboles! En la Sierra de […]

Leer más

Deja un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios