educacion

¡La diversión no termina en Hogwarts!

¡Que bien se lo están pasando los niños y niñas de Murialdo! Y todo gracias al esfuerzo de la asociación en conjunto, con entidades como La Asociación Amigos en Marcha, La Fundación Sociedad Protectora de los Niños y La Parroquia de San Sebastián de Getafe, que han aportado económicamente para que el campamento fuera tan genial como lo están siendo.

Día 7 – Herbología

Hoy los peques han descubierto los poderes que se ocultan en la naturaleza. Han seguido huellas de animales, descubierto las diferentes plantas que les rodean y se han sentado a escuchar los sonidos de la naturaleza. ¡Mucha emoción para estos peques que no tienen intención de parar! Era de esperar, que en el taller de relajación, mas de uno se quedara dormido.

Taller de herbología con los pequeños

Los mayores van notando el cansancio, pero aún les queda un gran camino. Ellos han recogido muestras de lo más alto de la montaña para proteger a la escuela de magia del malvado Lord Voldemort. Pero también les ha quedado tiempo para refrescarse en las pozas del río Tietar.

Los mayores dándose un bañito en las Pozas del río Tiétar

Día 8 – Astronomía

Uno de los brujos más peligrosos ha escapado de la prisión de Azkaban y se esconde por los alrededores de la escuela de magia. Los niños y niñas de Murialdo se han convertido hoy en magos y magas enviados por el Ministerio de Magia para buscar y atrapar al malvado brujo. Ha sido un día de mucho trabajo: conocer las constelaciones, atrapar varias estrellas de colores y finalmente comenzar la búsqueda. Una gran velada nocturna en la que, como es habitual en nuestros peques, han salido victoriosos. ¡Sois muy grandes pequeños!

Los mayores siguen su camino. Ruta de Poyales del Hoyo a Candeleda, ha sido dura pero ha merecido la pena. Noche bajo un gran manto de estrellas, en el parque junto al río Tiétar. ¡Ha sido una noche muy emocionante!

Noche bajo el manto de estrellas del campo. ¡Buenos días, mayores!

Día 9 – Arte Muggle

Con Picasso y Frida Khalo han descubierto nuestro peques la verdadera magia del ser humano, el Arte. Se han convertido en pintores y pintoras por un día y se lo han pasado genial manipulando los diferentes materiales. Y por supuesto, no podía faltar en este campamento, la fabricación de su propia varita mágica. ¡Lo han pasado genial lanzando hechizos al aire durante todo el día!

Nuestras peque muggles con sus propias varitas

Los mayores han realizado su última travesía en este campamento y han llegado hasta el Santuario de Chilla, donde en el día del arte Muggle, han representado en este escenario tan bonito una boda. ¡Se lo han pasado genial! Después de comer de vuelta al albergue, donde les esperaba una deseada ducha y una cama blandita.

Todos juntos, peques y mayores, han terminado el día buscando a Leonardo Da Vinci. Ha costado mucho encontrarlo, pero gracias a la colaboración y el trabajo en equipo, lo han conseguido. ¡Bravo peques y mayores, otro día más superado!

¡Cada vez queda menos para la vuelta a casa! 🙁
Tags

Tras la visita de San Blas, ¡ahora es el turno del Servicio de Prevención de Getafe!

Nos gustó tanto la visita a la sede de San Blas que cuando nos invitaron a pasar la tarde en el centro de Getafe ni nos lo pensamos. Así que el viernes, para acabar la semana con buen sabor de boca, nos plantamos allí a las 17:15 a la espera de que llegasen parte de los 53 niños que cada tarde reciben en Murialdo ayuda con sus estudios y, sobre todo, mucha diversión.

Allí, nos recibió Adela, educadora del centro, que nos explicó la importantísima tarea que allí se lleva a cabo. Con ella entendimos que, de no ser por la labor que Murialdo lleva a cabo con sus niños y niñas, para muchos de ellos el fracaso escolar sería casi inmediato. Los educadores, que tarde tras tarde trabajan con los chavales, se han convertido para ellos en verdaderos referentes que los guían, apoyan y enseñan de la mejor forma que saben, consiguiendo que los pequeños adoren a sus “profes”. Y no nos extrañó para nada, porque son encantadores (aunque ¡ojo! que también echan broncas). Pero el cariño que los enanos sienten por sus educadores, es totalmente recíproco, los “profes” no pierden ni un momento la sonrisa de la cara, mientras ofrecen a cada niño ayuda individual con sus deberes u organizan actividades para todo el grupo ¡da gusto con ellos!

Sin lugar a dudas, lo más bonito de nuestra visita fue que, cuando preguntamos a Adela cuál había sido la experiencia más reconfortante que había vivido en Murialdo, no supo quedarse sólo con una, y nos contestó que lo que más le gusta es saber que la tarea que desarrollan es necesaria, ¡y no podemos estar más de acuerdo!

Proyecto financiado por Fundación La Caixa

Tags

¡Qué cortas se hacen las tardes en nuestra sede de San Blas!

¿Puede haber algo mejor para un niño que acabar el día con una buena sesión de juegos? ¡Está claro que no! Pero ¡ojo! que el que algo quiere, algo le cuesta y en nuestro centro de San Blas, los chicos y chicas tienen que hacer primero los deberes para ganarse un rato de diversión. Y fue justo así como nos los encontramos en nuestra última visita a la sede donde se organiza el Servicio de Prevención e Inserción social en Madrid, súper concentrados, buceando en libros y apuntes.

Allí, chicos y chicas de entre 6 y 17 años encuentran apoyo escolar al salir del cole, talleres para desarrollar su imaginación y diferentes dinámicas para aprender jugando, todo en la compañía de educadores y voluntarios que dedican sus tardes a acompañar a los chavales. En nuestra visita, conocimos a algunos de los más peques que estudiaban duro para ser cantantes, policías o modelos. ¡No nos cabe la menor duda de que lo van a conseguir! También nos preparamos para echar un partido de fútbol con los más deportistas pero, muy a su pesar, se nos echó el tiempo encima y tuvimos que aparcar el balón, pero no la diversión. Las chicas más mayores, grandes profes en potencia, tomaron el mando y prepararon unos juegos chulísimos al resto. ¡Estos niños y niñas tienen energía para rato!

Sin darnos cuenta, dieron las 8 de la tarde y, con ellas, se acababa la jornada. Tocaba recoger abrigos y mochilas y a casa, hasta el día siguiente. No sabemos quien tenía menos ganas de marcharse, si los pequeños o nosotros, que nos lo pasamos pirata. Y no es para menos, el equipo de educadores y voluntarios convierten las tardes de 47 niños en un verdadero recreo (siempre y cuando no tengan examen al día siguiente, claro). ¡Estamos deseando volver!

Proyecto financiado por Fundación La Caixa

Tags

¡Éxito rotundo del taller de repostería en Arcadia!

Te guste cocinar o no, no hay quien se resista al buen olor de una cocina cuando hay cosas deliciosas en el horno, como un bizcocho o una tarta. Y es que nuestros chicos del proyecto Arcadia se han acabado rindiendo al arte de la repostería y se han puesto manos a la obra con un dulce que a todos nos encanta: ¡los cupcakes! Ya sabéis, esas magdalenas con toppings multicolor que están tan ricas….

Guiados por una de nuestras educadoras, prepararon paso a paso la masa, controlaron los tiempos de cocción y dieron rienda suelta a la creatividad con la decoración de cada cupcake. ¡Todos quedaron con una pinta espectacular! Pero lo mejor de todo fue que nuestros chavales se llevaron una muestra a su casa para compartirla con su familia porque, como veis en las fotos, ¡eran dignas de lucir! Sin duda, este taller de repostería ha sido todo un éxito y ya estamos organizando el siguiente. ¿Qué será lo próximo que nos cocinaran nuestros chicos de Arcadia? ?

Tags

La experiencia de los monitores del campamento

¡Bueno! ¡Que este verano también ha sido magnífico para los adultos, eh! Los que pudieron formar parte del Campamento en León se llevan una experiencia maravillosa de la mano de los más pequeños de Asociación Murialdo. Y es que al final tantos días de convivencia sirven para aprender mucho, de los demás y de uno mismo. Nuestros chicos nos contaron que volvieron a sus casas con una sonrisa enorme en la cara, pero no queríamos dejar de saber qué han recogido los monitores en el campamento. Así nos lo han contado dos de ellos, Jonathan y Mario. ¡Gracias por vuestra colaboración!

Jonathan M.M

El campamento de la asociación Murialdo siempre ha sido una actividad de verano en la que se ha querido dar la oportunidad a los niños que asisten todo el año de vivir una experiencia diferente. Intentamos desde el equipo de monitores que asistimos, en la gran mayoría, de forma voluntaria y altruista que se de valor a las actividades grupales, cooperativas y que sirvan para su desarrollo personal y social.

Resulta muy gratificante ver cómo se lo pasan y disfrutan con lo más sencillo, sin móviles, sin videojuegos, sin ruidos de sirenas ni humo de coches… tan solo con las piedras y palos de andar por un camino o el agua de un rio. Aprenden a que los conflictos no vienen solos, que pedir perdón es bueno, pero que el respeto al compañero es lo fundamental.

Gracias a los monitores que han asistido este año se ha podido llevar a cabo una vez más esta experiencia. Los niños han dado las gracias a su manera diciendo: “¡El año que bien quiero volver!”

monitores-murialdo-2

 

Mario G.

En Muriolimpo 2016 [nombre del campamento, inspirado en los dioses del Olimpo], los niños y adolescentes han adquirido de una serie de conocimientos acerca de la mitología griega y romana, así como de los dioses de estas dos civilizaciones. Todo el aprendizaje se ha desarrollado a partir de nuestra propuesta de actividades, con la que han aprendido disfrutando y en grupo. La planificación de dichas actividades se basó en:

  1. Motivación a modo de introducción.
  2. Taller de manualidades y valores.
  3. Sesión de juegos, basados en la cooperación, búsqueda, competición, etc.
  4. Velada

A todo esto se le añadió momentos de tiempo libre, piscina y rutas.

A lo largo de estos once días, todos consiguieron adaptarse a los cambios que se les presentó, fueron comportando de forma más autónoma y autosuficiente, gracias a la gran labor del equipo de monitores; por ejemplo, cuando les enseñaron a los más pequeños a cómo organizar mejor su ropa.

La convivencia les sirvió para tener un mayor sentimiento de grupo. Todos colaboraron realizando sus tareas, y mostrando un mayor interés y empatía por lo que le pasaba al compañero; también se vieron gestos de solidaridad, como estos: en el grupo de mayores, varios ofrecieron su agua a quienes se les había agotado, mientras que otros ayudaron a sus compañeros en los trayectos más difíciles del recorrido.

En conclusión, se trata de una experiencia divertida que les enriquece en el ámbito individual y colectivo.

Tags