excursiones

Seguimos divirtiéndonos en el Campamento Murialdo 2019

Día 4 – Los Recolectores

Como cada mañana empezamos con unaa pequeña motivación y el encuadre de la jornada. Por un lado, los pequeños realizan un juego de diseño de camisetas y caracterización de zombies, mientras que el grupo de mayores se afana en encontrar y juntar víveres, ingredientes y utensilios para realizar una receta a lo largo del día. Como en cualquier comunidad en la que los recursos pueden escasear y ser mínimos, todos aprovechan lo que la propia naturaleza les puede ofrecer, auque en estos casos nunca falta un poco de comida y un plato en la mesa.

A lo largo de la tarde, buscando la sombra en este calor inusual en La Vecilla, cada grupo se pone manos a la obra y elaboran diferentes platos que luego en degustan en la merienda. Los pequeños realizan platos decorados con temática tétrica, y los mayores se ponen a los fogones con un nivel culinario propio de la alta cocina. En las fotos podéis ver el resultado, ¡vais a alucinar!

 

 

Día 5 – El Hospital

El Hospital consiste en hacer diferentes dinámicas con el objetivo de valorar la importancia de los primeros auxilios, los medicamentos, la cooperación y la ayuda en situaciones extremas. Hoy los mayores se van de ruta y los pequeños se quedan solos sabiendo lo importante que es el apoyo de sus amigos, hermanos y compañeros que les protegen. Los mayores parten dirección a Valdorría, una ruta que llega a la ermita de San Froilán. Al pasar por la campa han podido ver con sus propios ojos cómo las personas de este lugar en algún tiempo se tuvieron que defender a disparos desde trincheras y ventanas hechas en la roca. Todos han sido conscientes de que el sacrificio a veces es bueno para poder apreciar las pequeñas cosas de la naturaleza y la vida misma…

 

Día 6 – El más zombie

Los más pequeños siguen demostrando que «el miedo no existe» y para ello hacen juegos donde ganan puntos para ver quién es el más y mejor zombie. Siguen preguntando por los mayores, que están entre montañas, aprovechando los descansos del río Curueño para darse unos buenos chapuzones entre Nocedo y las Hoces de Vadeteja.

 


 

¡Muchas gracias a nuestros patrocinadores!

Tags

La razón por la que hacemos tantas excursiones en Murialdo

Salta a la vista que en Murialdo no paramos de hacer salidas en cuanto podemos. ¡Nos lo pasamos súper bien! Pero no penséis que el único objetivo de estas excursiones es disfrutar del ocio (que también es importante y necesario) sino que además tiene beneficios en el rendimiento escolar de nuestros niños. Y es que según un estudio reciente, los niños que pasan más tiempo al aire libre y en espacios verdes consiguen mejores resultados en los estudios.

El análisis, publicado en la revista Environment Health Perspectives, se basó en datos de 1.500 niños y niñas de las cohortes de nacimiento del Proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente) en Sabadell y Valencia (España), recogidos entre los años 2003 y 2013, y demuestra la importancia de las zonas verdes en las ciudades para la salud de los más pequeños. Y es que, según sus resultados, los espacios verdes mejoran la atención y el desarrollo cerebral, por lo que las salidas al parque están más que recomendadas. ¡Bieeeen!

Porque, además de los beneficios para la salud, las excursiones al aire libre fomentan las relaciones interpersonales y el ejercicio físico, siendo una de las actividades que más gusta a los niños. Cada vez que organizamos una salida, los chavales de Murialdo lo celebran y la disfrutan al máximo, ¡y cómo para no hacerlo! No paran de reír, correr, saltar, jugar y relacionarse con otros niños en entornos saludables y donde hay mucho que aprender. De hecho, en las próximas semanas, hay varias salidas programadas de cara a la Navidad, ¡porque ni el frío podrá con las ganas de nuestros chicos de disfrutar!

Tags

Turín, el inolvidable viaje del verano de los chicos de Murialdo

Si algunos veranos se convierten en inolvidables por las experiencias que vivimos, nuestros chicos de la Asociación Murialdo seguro que van a enmarcar el de este año, porque han tenido la suerte de pasar unos días de cultura y diversión nada más y nada menos que en Turín, en Italia. Y es que el destino no fue elegido al azar, porque resulta que allí fue donde nació el santo que da nombre a nuestra asociación, San Leonardo Murialdo, por lo que no podíamos perder la oportunidad de descubrir cada rincón de esta preciosa ciudad. Además, por si fuera poco, compartimos la estancia con otros chavales murialdinos de Turín, así que ya os haréis una idea de cómo de bien nos lo pasamos y cómo de divertidas fueron las conversaciones, mezcla de italiano y español…

Con las cámaras de fotos bien cargadas, visitamos a Plaza de San Carlo, la zona de la Vía Roma y la espectacular Avenida Po, que desemboca en la gran Plaza de Vittorio Veneto junto al río. Por supuesto, hicimos parada imprescindible en la Plaza de Giovanni, donde se encuentra la Catedral de Turín, famosa por albergar la Sábana Santa. Y aunque llegó un punto en que las piernas empezaron a doler del súper pateo que nos habíamos dado, no nos íbamos a volver a España sin ir a la Mole Antonelliana, el Teatro Regio, la Plaza Castello y El Museo Egipcio de Turín, el más antiguo del mundo y el segundo en importancia, sólo por detrás del de El Cairo.

viaje-turin-murialdo-1

Y aunque nos lo pasamos estupendamente con tanta excursión, también hubo tiempo para el ocio y conocer mejor a nuestros compañeros murialdinos italianos. De hecho, ¡hasta preparamos una obra de teatro entre todos! El argumento trataba de un amor prohibido entre un gitano y una italiana, para trabajar aspectos relacionados con la xenofobia, el racismo y los prejuicios. Fue muy enriquecedor y nos ayudó a tomar mayor conciencia de lo oscuras que son las gafas con las que vemos el mundo. Por supuesto, disfrutamos como enanos, aprendimos un montón, ¡y el espectáculo quedó genial!

viaje-turin-murialdo-2 viaje-turin-murialdo-5

Después de unos días de convivencia y diversión juntos, habíamos creado unos lazos de amistad muy especiales con nuestros nuevos amigos italianos, por lo que la despedida fue dura. ¡Eso sí, sin ponerse demasiado triste! Porque en Septiembre serán ellos los que vengan a Madrid para sumergirse de lleno en nuestra cultura, ocio y, por supuesto, la gastronomía, que nuestras paellas y tortillas de patatas nada tienen que envidiarle a sus pizzas y helados. Todos estamos impacientes por que llegue este momento, pero mientras tanto disfrutaremos del buen sabor de boca que nos ha dejado este viaje al norte de Italia. ¡Nos vemos muy pronto, ragazzi!

viaje-turin-murialdo-4

Tags