inmigración

Murialdo habla sobre la inmigración de menores en la revista Vida Nueva

¿Sabías que en España hay más de 4.000 menores extranjeros no acompañados (MENAS)? 4.000 chavales que carecen de la compañía de un adulto que les guíe y les proteja de todo lo que les amenaza a su llegada a nuestro país, como las mafias o vivir en la calle. Abandonan a sus familias en su país de origen con la esperanza de encontrar un futuro mejor y lo apuestan todo por una opción que, desgraciadamente, no es como se la habían vendido. Y es que, para colmo, a estos menores no les interesa decir su edad porque pasarían a unos espacios de acogida de doble filo: tendrían un lugar donde cobijarse pero con unas condiciones terribles. Además, si alcanzan la mayoría de edad en estos centros, automáticamente serían expulsados de vuelta a su país.

Hay casos que ponen los pelos de punta, como el de un chico que acogió Murialdo, que llegó a Madrid con 17 años y viajando en un maletero, y, tras sufrir explotación y deambular por distintas ciudades de España, acabó confesando su edad real. Se le ayudó a regularizar su situación y se le prestó acompañamiento, se formó en climatización y hoy tiene un trabajo fijo, papeles en regla y situación estabilizada. ¡Es increíble lo muchísimo que consiguen estos chavales si se les presta la ayuda que necesitan!

Esto y mucho más nos lo cuentan en la revista Vida Nueva, donde destacan la labor de Murialdo con los MENAS. Os vais a quedar con la boca abierta con las historias de nuestros chavales, así como fotos de otros muchos menores que intentan llegar a España como sea, metidos en el salpicadero o el motor de un coche, o dentro de una maleta… Podéis leer el artículo completo aquí.

Imagen: Guardia Civil – Ministerio del Interior

Tags

¡En las clases de español también hay hueco para desayunos!

¡Menudo pintón tiene el desayuno que organizamos en el proyecto de Inmigración! Lo que en su día empezó como una fiestecilla de cierre del curso de las clases de español, hoy es una actividad que se organiza cada trimestre con el fin de compartir experiencias y costumbres gastronómicas a base de deliciosos platos hechos por las asistentes. Y es que el proyecto de las clases de español tiene más importancia de la que parece a priori porque, ¿te imaginas no ser capaz de entender las notas de tus hijos? ¿O no poder explicarle a tu médico qué te ocurre? ¡La comunicación es una necesidad vital para todos!

Estos inmigrantes son, en muchas ocasiones, analfabetos en su propio idioma, por lo que la aventura de empezar una nueva vida en España se convierte en un reto demasiado grande. Por eso Murialdo trabaja por paliar las necesidades idiomáticas organizando clases de español, para que estas personas, procedentes de Marruecos, Argelia, Ucrania y Mali, puedan desarrollarse social y personalmente. Actualmente se imparte a dos grupos divididos por sexos, ya que por temas religiosos algunas de las mujeres que asisten no pueden mezclarse con hombres. Además, muchas se ven en la necesidad de llevarse a sus bebés a las clases, así que, como os podréis imaginar, son muchas historias duras y diferentes pero todas con el mismo objetivo: mejorar su vida y la de su familia, siendo capaces de comunicarse de forma clara con las personas de su entorno, desde el panadero, hasta la empresa de la luz o el médico.

El éxito es tal que han solicitado que se amplíen las clases. ¡Ojalá pudiéramos hacerlo! Porque Jonathan, Miriam, Carmen, Ernesto y Lola, trabajadores y voluntarios del proyecto, se dejan la piel para que estos inmigrantes aprendan un montón en cada una de sus clases. Y es que ha habido años en los que no hemos podido contar con financiación y por eso la labor voluntaria desempeña un papel fundamental. Además, estos inmigrantes valoran el esfuerzo que hacemos desde la asociación por sacar las clases de español adelante y por eso las aprovechan al máximo, lo que hace que esto se convierta en un súper trabajo en equipo. ¿Cómo no íbamos a organizar estos desayunos? ¡Todos nos lo hemos ganado!

Tags