juegos

Seguimos disfrutando del Campamento Murialdo 2019

Día 4 – Los Recolectores

Como cada mañana empezamos con unaa pequeña motivación y el encuadre de la jornada. Por un lado, los pequeños realizan un juego de diseño de camisetas y caracterización de zombies, mientras que el grupo de mayores se afana en encontrar y juntar víveres, ingredientes y utensilios para realizar una receta a lo largo del día. Como en cualquier comunidad en la que los recursos pueden escasear y ser mínimos, todos aprovechan lo que la propia naturaleza les puede ofrecer, auque en estos casos nunca falta un poco de comida y un plato en la mesa.

A lo largo de la tarde, buscando la sombra en este calor inusual en La Vecilla, cada grupo se pone manos a la obra y elaboran diferentes platos que luego en degustan en la merienda. Los pequeños realizan platos decorados con temática tétrica, y los mayores se ponen a los fogones con un nivel culinario propio de la alta cocina. En las fotos podéis ver el resultado, ¡vais a alucinar!

 

 

Día 5 – El Hospital

El Hospital consiste en hacer diferentes dinámicas con el objetivo de valorar la importancia de los primeros auxilios, los medicamentos, la cooperación y la ayuda en situaciones extremas. Hoy los mayores se van de ruta y los pequeños se quedan solos sabiendo lo importante que es el apoyo de sus amigos, hermanos y compañeros que les protegen. Los mayores parten dirección a Valdorría, una ruta que llega a la ermita de San Froilán. Al pasar por la campa han podido ver con sus propios ojos cómo las personas de este lugar en algún tiempo se tuvieron que defender a disparos desde trincheras y ventanas hechas en la roca. Todos han sido conscientes de que el sacrificio a veces es bueno para poder apreciar las pequeñas cosas de la naturaleza y la vida misma…

 

Día 6 – El más zombie

Los más pequeños siguen demostrando que «el miedo no existe» y para ello hacen juegos donde ganan puntos para ver quién es el más y mejor zombie. Siguen preguntando por los mayores, que están entre montañas, aprovechando los descansos del río Curueño para darse unos buenos chapuzones entre Nocedo y las Hoces de Vadeteja.

 


 

¡Muchas gracias a nuestros patrocinadores!

Tags