primeros auxilios

¡Ojo con estos falsos mitos en primeros auxilios!

¿Crees que todos deberíamos tener nociones de primeros auxilios? A día de hoy, no todo el mundo sabe cómo reaccionar ante situaciones de auxilio a otra persona y a veces podemos hacer que el remedio sea peor que la enfermedad. Y esto es algo que nuestros alumnos de Grado Medio en Atención a personas en situación de Dependencia saben muy bien. De hecho, tienen una asignatura de primeros auxilios que se encarga del aprendizaje tanto teórico como práctico de las técnicas más importantes, además de desmontar falsos mitos que están ampliamente extendidos. ¡Atent@, porque seguro que te sorprendes!

Detener hemorragias nasales

Cuando sangra la nariz, el primer impulso es echar la cabeza hacia atrás para que no caiga, ¡pero es un grave error! Porque la sangre pasa al espacio retrofaríngeo, se traga y puede provocar tos y vómitos. Eso sí, la alternativa de taponar con algodón los orificios nasales no es mucho mejor, puesto que se puede quedar algún hilillo en el interior e infectar la herida. Lo que hay que hacer es aplicar presión. Aprieta con los dedos la nariz durante unos minutos a la altura del tabique nasal, con la cabeza hacia delante.

Curar heridas superficiales

Aunque el uso de agua oxigenada está muy generalizado para desinfectar una herida, daña el tejido de la piel de alrededor y retrasa la cicatrización. Una buena alternativa es lavar con abundante agua y jabón o suero fisiológico y usar gasas, nunca algodón, porque se pueden desprender fibras difíciles de extraer y que pueden infectar la herida.

Aplicar orina o limón en las picaduras de medusa

El amoniaco que contiene la orina o el ácido de un limón pueden neutralizar la picadura de una medusa pero no siempre es efectivo, ya que depende del tipo de medusa. Lo mejor es retirar cualquier resto del animal que pudiera quedar en la piel y aplicar frío, ya que alivia la irritación. ¡Pero no eches agua dulce! Que puede reactivar las toxinas.

Aplicar barro en una picadura de avispa

Solo hay que pararse a pensar en la cantidad de bacterias que hay en el barro para no usarlo en una picadura de avispa. ¡Así lo que vamos a conseguir es infectarla! Los expertos recomiendan lavar la zona con agua y jabón y aplicar frío. Es mano de santo para aliviar picores e irritaciones en la piel.

Colocar un objeto en la boca en caso de convulsión

¡Ojo con este mito! Si queremos evitar que una persona que está convulsionando se muerda o se trague la lengua, hay que tumbarla de lado si es posible, ya que hay convulsiones en las que se producen contracciones musculares muy fuertes en las que es muy complicado mantener a una persona en esa posición. Es fundamental quitar cualquier objeto de su alrededor con el que pueda golpearse y aquellos que lleve encima y que puedan dañarle, como gafas, corbata o colgantes. Nunca hay que introducir nada en la boca para inmovilizarla, ya que se pueden causar lesiones en los dientes y los labios. También es recomendable poner un amohadillado detrás de la cabeza para que no se golpee y anotar la duración de las convulsiones.

Tags