Servicio de Prevención e Inserción Social

¡Hasta el infinito y más allá!

El universo es fascinante: los planetas tan diferentes entre sí, las estrellas que nos envían su luz a millones de años luz de distancia, esos pequeños meteoritos que se convierten en deseos al cruzar la atmósfera… Levantar la vista al cielo es importante para conocer la inmensidad que nos rodea y descubrir que no todo se reduce a nuestro planeta, sino que nuestra existencia tal y como la conocemos tiene mucho que ver con el universo.

Por eso, para que nuestros chicos y chicas aprendieran un poquito más sobre los cuerpos celestes, organizamos una excursión al Planetario, donde visitamos las exposiciones y vimos la proyección del “Cielo de Cloe”. Fue una excursión muy interesante, donde los objetos que se mostraban en la exposición despertaron la curiosidad de todos. Además, hicimos un repaso de los diferentes cuerpos que se pueden encontrar en el firmamento:

Galaxia: Una galaxia es un enorme conjunto de estrellas, polvo, planetas, materia oscura, energía y gas unidos en una estructura más o menos definida gracias a la gravedad. Hay cientos de billones de galaxias en el Universo, y nosotros estamos en la galaxia espiral llamada Vía Láctea.

Sistema Solar: El Sistema Solar está formado por el Sol y todo lo que orbita a su alrededor: los 8 planetas y sus correspondientes lunas, y numerosos asteroides y cometas. Está dentro de la Galaxia Vía Láctea y es donde nosotros vivimos.

Estrellas: Las estrellas son esos puntitos brillantes que vemos en el cielo, sobre todo cuando nos alejamos un poco de la ciudad. Las estrellas, aunque las veamos como pequeños puntitos de luz, son enormes esferas de gas muy caliente que producen su propia luz y energía mediante la fusión nuclear. Nuestra estrella es el Sol. Una curiosidad  es que las estrellas a veces están tan lejos que, aunque se hayan apagado, su luz sigue llegando a la Tierra y nosotros seguimos viéndolas en el cielo aunque ya no estén. Lo mismo pasa con estrellas que acaban de aparecer, ya existen pero aún no podemos verlas porque su luz no ha llegado hasta nuestro planeta.

Constelaciones: Desde la Tierra, podemos unir las estrellas como en un dibujo de puntos formando constelaciones. Estas constelaciones son grupos convencionales de estrellas que se mantienen más o menos invariables y que las civilizaciones antiguas decidieron unir mediante trazos imaginarios para crear siluetas virtuales sobre el cielo. Una de las constelaciones más famosas es la Osa Mayor, que tiene forma de carro y es visible durante todo el año en el hemisferio norte.

Planeta: Un planeta es un cuerpo celeste sin luz propia que gira formando una órbita alrededor de una estrella. Dentro del Sistema Solar, hay 8 planetas que giran alrededor del Sol: Mercurio, Venus, Tierra (donde nosotros vivimos), Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Satélite: Es un cuerpo celeste sin luz propia que orbita alrededor de un planeta. La Tierra tiene un satélite que es la Luna.

Meteorito: Los meteoritos son meteroides o pequeñas partículas que entran en contacto con la atmósfera de un planeta como la Tierra y entonces se calientan y empiezan a irradiar luz, formando una bola de fuego o meteoro. Los meteoros son lo que normalmente conocemos como estrellas fugaces, pues cruzan el cielo como una bola de luz.

Cometa: Un cometa es un cuerpo celeste compuesto de hielo, polvo y roca que orbita alrededor del Sol en diferentes trayectorias. Forman parte del Sistema Solar junto con asteroides, planetas y satélites.

Estos son algunos de los conceptos que aprendimos en el Planetario y que nos ayudaron a comprender dónde se encuentra la Tierra y por qué ocurren fenómenos como el día y la noche. Esto se debe a que la Tierra hace un movimiento de rotación que dura 24 horas y que es el que da lugar al día y la noche. Además, también hace un movimiento de traslación en el que nuestro planeta gira alrededor del Sol en una órbita elíptica que dura algo más de 365 días, razón por la cual existen los años bisiestos de 366 días cada 4 años.

Lo mejor es que esto sólo es un poquito de todo lo que se puede aprender sobre el universo y los cuerpos celestes, un ámbito sin duda muy interesante y que ha despertado el interés de las personas desde civilizaciones como los griegos o los romanos. Así que os animamos a alejaros un poco de las intensas luces de la ciudad de vez en cuando y levantar la vista al firmamento en busca de estrellas fugaces y constelaciones. ¡Es increíble!

Tags

¡Nos vamos a plantar árboles a la sierra!

En la Asociación Murialdo conocemos la necesidad cuidar el medioambiente, y creemos que es muy importante incluir en la formación de nuestros chicos y chicas la educación medioambiental. Por eso nos encantó que la Asociación Reforesta nos invitara a la Sierra de Madrid a realizar una divertida actividad medioambiental: ¡estuvimos plantando árboles!

En la Sierra de Guadarrama hay una zona que ha quedado medio desértica debido a la acción humana, cambiando totalmente su apariencia. Sin embargo, es un territorio que ha sido declarado Parque Nacional, por lo que debemos mejorar y preservar su ecosistema. A través de la repoblación de árboles, se pretende regenerar la vegetación autóctona que se ha perdido a lo largo de los años, y aumentar la diversidad de especies de árboles plantadas (enebros, robles, madroños, encinas, escaramujos…), para que fortalezcan el bosque y den refugio y alimento a la fauna que habita en la sierra.

Y esa es la zona donde nosotros aportamos nuestro granito de arena para la repoblación, además de realizar una actividad educativa, lúdica y medioambiental de manera totalmente gratuita. Este tipo de experiencias son además muy beneficiosas para los chicos y chicas del Servicio de Prevención, pues rompen con la rutina habitual y nos ayudan a trabajar con ellos otros valores y fomentar el desarrollo de otro tipo de habilidades:

Desarrollo de la seguridad y la autonomía.

En los entornos naturales los niños normalmente tienen una mayor independencia que en la ciudad, les ofrece estímulos con los que los niños pueden interactuar en un espacio abierto, dándoles sensación de libertad pues tienen la capacidad de moverse más libremente. Esta autonomía suele despertar mayor interés y curiosidad por lo que nos rodea, permitiendo que cada niña o niño siga su propio ritmo y mejorando la autoestima y la capacidad de adaptación.

Desarrollo de la psicomotricidad.

En el campo normalmente es más difícil moverse, pues encontramos más obstáculos en el camino. Además, los niños normalmente se sienten atraídos por estímulos como trepar a un árbol, saltar un río, subirse a una piedra… Este tipo de actividades estimula el desarrollo de habilidades psicomotrices, pues los niños trabajan cualidades como el equilibrio, la coordinación o la fuerza.

Aprendizaje cognitivo y emocional.

Tocar, ver, oír, oler… El hecho de interactuar directamente con el medio permite que el aprendizaje sea más concreto, por ejemplo, no hablamos de norte o sur en modo abstracto, sino vemos que podemos reconocer el lado norte de un árbol porque tiene musgo. Así, el contacto con la naturaleza favorece el desarrollo intelectual pues los estímulos y sensaciones que recibe el niño a la hora de aprender hacen que lo que aprenden vinculado a esas experiencias se grabe más fácilmente en su memoria. Además, estas experiencias y estímulos también despiertan una serie de emociones en los niños, que aprenden valores como la tolerancia, la frustración, la empatía o la responsabilidad, desarrollando una relación de respeto y beneficio mutuo. La serenidad y la calma necesarias para la observación de la naturaleza disminuyen el estrés y el nerviosismo que pueden afectar a los niños y niñas que viven en la ciudad. Así, el contacto con la naturaleza ayuda a desarrollar habilidades de aprendizaje y una serie de competencias que les serán muy útiles en el futuro.

Vida saludable.

El contacto con un entorno natural combate uno de los problemas de la sociedad actual, el sedentarismo, animando a los niños a explorar y moverse por el espacio. Así, los niños que se relacionan con la naturaleza tienen menos posibilidades de sufrir obesidad, déficit de atención o desórdenes del sueño. Además, el entorno natural favorece la producción de endorfinas, lo cual mejora el estado de ánimo y disminuye el riesgo de padecer trastornos como depresión, ansiedad o estrés.

Inclusión social.

En los últimos tiempos, la posibilidad de ir al bosque o la montaña se ha convertido en otro signo de desigualdad social. No todas las familias tienen la posibilidad de ir habitualmente a pasar el día a la naturaleza, por lo que es importante trabajar para que todo el mundo pueda disfrutar responsablemente de la naturaleza. Por otro lado, los entornos naturales normalmente son escenarios igualitarios donde es más difícil encontrar condiciones que discrimine a algunos niños o niñas. Además, estos escenarios suelen propiciar la creación de relaciones de colaboración, de trabajo en equipo, disminuyendo la agresividad.

Estas son sólo algunas de las habilidades que se pueden trabajar en un entorno natural, por lo que no hay que olvidar la importancia de que los niños y niñas de hoy en día mantengan una estrecha relación con la naturaleza aunque vivan en la ciudad. Y además de todo esto, estuvimos ayudando a repoblar una zona con árboles, por lo que fue un día muy beneficioso tanto para la naturaleza como para nuestros chicos y chicas. Por eso, agradecemos de corazón a la Asociación Reforesta por brindarnos la oportunidad de vivir una experiencia tan divertida y educativa. ¡Esperamos poder repetir pronto!

Tags

El Servicio de Prevención visita a la Granja Escuela La Chopera

El comienzo del mes de septiembre supone, inevitablemente, el final del verano y la llegada de la famosa “vuelta al cole” de la que nadie se libra, tanto si eres peque como adulto. En Murialdo hemos vuelto con las pilas muy cargadas porque hemos descansado un montón después del campamento de verano, escapadas a la piscina, ¡y hasta una excursión a El Escorial! Pero en el Servicio de Prevención no hemos parado y nos sumamos a la visita de la Granja Escuela donde nos lo pasamos genial y, además, aprendimos un montón.

El personal de la Granja Escuela de La Chopera, en Ugena (Toledo) nos esperaba con los brazos abiertos y con un montón de actividades preparadas para que nuestra visita fuera inolvidable. ¡Y vaya si lo fue! ¡No faltó de nada! Pudimos practicar deportes de aventura como tiro con arco (¡y hubo a quien se le dio muy bien!), cuidar de animales típicos de una granja y, por supuesto, bañarnos en la piscina, ¡que el calor apretaba bastante! Nuestros chicos disfrutaron muchísimo, tanto que llegado el final de la jornada no querían irse.

Fue una excursión fantástica y todos nos lo pasamos muy bien. Repetiremos el verano que viene, ¡seguro! Además, los chicos del Servicio de Prevención de Getafe y San Blas pudieron conocerse y pasar tiempo juntos, ya que no suelen coincidir mucho. ¡Muchísimas gracias a la Granja Escuela y sus monitores por hacernos pasar un día tan maravilloso!

Proyecto financiado por Fundación La Caixa

Tags

¡Qué cortas se hacen las tardes en nuestra sede de San Blas!

¿Puede haber algo mejor para un niño que acabar el día con una buena sesión de juegos? ¡Está claro que no! Pero ¡ojo! que el que algo quiere, algo le cuesta y en nuestro centro de San Blas, los chicos y chicas tienen que hacer primero los deberes para ganarse un rato de diversión. Y fue justo así como nos los encontramos en nuestra última visita a la sede donde se organiza el Servicio de Prevención e Inserción social en Madrid, súper concentrados, buceando en libros y apuntes.

Allí, chicos y chicas de entre 6 y 17 años encuentran apoyo escolar al salir del cole, talleres para desarrollar su imaginación y diferentes dinámicas para aprender jugando, todo en la compañía de educadores y voluntarios que dedican sus tardes a acompañar a los chavales. En nuestra visita, conocimos a algunos de los más peques que estudiaban duro para ser cantantes, policías o modelos. ¡No nos cabe la menor duda de que lo van a conseguir! También nos preparamos para echar un partido de fútbol con los más deportistas pero, muy a su pesar, se nos echó el tiempo encima y tuvimos que aparcar el balón, pero no la diversión. Las chicas más mayores, grandes profes en potencia, tomaron el mando y prepararon unos juegos chulísimos al resto. ¡Estos niños y niñas tienen energía para rato!

Sin darnos cuenta, dieron las 8 de la tarde y, con ellas, se acababa la jornada. Tocaba recoger abrigos y mochilas y a casa, hasta el día siguiente. No sabemos quien tenía menos ganas de marcharse, si los pequeños o nosotros, que nos lo pasamos pirata. Y no es para menos, el equipo de educadores y voluntarios convierten las tardes de 47 niños en un verdadero recreo (siempre y cuando no tengan examen al día siguiente, claro). ¡Estamos deseando volver!

Proyecto financiado por Fundación La Caixa

Tags

Ruta por nuestros proyectos con el Director General de la Familia y el Menor

La semana pasada tuvimos una visita muy especial en Murialdo, y es que el Director General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, Alberto San Juan, nos hizo un hueco en su agenda para conocer más de cerca la labor que realizamos en la asociación diariamente. ¡Todo un viaje por los 25 años que llevamos trabajando! Porque realizamos una ruta por algunos de los proyectos más importante de la asociación, teniendo todos la oportunidad de charlar con Alberto, Álvaro, del Ayuntamiento de Getafe de Bienestar Social y Educación; Elena, directora de Infancia y Familia; y Conchita, secretaria de la Dirección General. ¡Pasamos una tarde estupenda!

Visita a la sede de Getafe

Conocieron nuestra sede en Getafe de la calle Jacinto Benavente, lugar en el que también se organiza el Servicio de Prevención e Integración Social. Nuestros chavales hicieron una pausa para charlar con el director y contarle qué hacen cada tarde en Murialdo, incluso alguno aprovechó para preguntarle qué significa ser Director General de la Familia y el Menor. ¡Toda una oportunidad para aprender todos de todos! Después visitamos Pangea, donde acuden los más pequeños para hacer deberes y actividades de ocio con sus compañeros. ¡Se lo pasan tan bien! Alberto San Juan salió encantado tras ver las sonrisas de nuestros niños después de una clase de yoga y merendola de bizcocho.

Los chavales del Servicio de Prevención e Inserción Social de Getafe
Visita al centro de I+I Pangea

El trabajo que hacéis es importantísimo para la comunidad. El niño donde mejor está es en la familia y si no fuese por los centros como los vuestros de Murialdo, muchas veces no sería posible.

La visita continuó en el Piso de Emancipación, donde nuestros chicos nos recibieron a todos con una merienda casera deliciosa: crepes de chocolate, empanadillas dulces, galletas y café. Los chavales pudieron contarle sus durísimas historias, pero también cómo poco a poco van saliendo adelante gracias al trabajo en equipo con Murialdo. Fue una merienda muy intensa pero muy importante, de la que el director se llevó buena nota para continuar trabajando por el futuro de estos jóvenes.

Merienda con los chicos que viven en el piso de emancipación

Y, aunque no dio tiempo a visitar al resto de proyectos de nuestra asociación, el director y el resto de sus acompañantes pudieron experimentar un pedacito del día a día de nuestros chicos y comprender mejor la importancia de nuestra labor. ¡Gracias por la visita!

Tags