superación

Buena cena y mejor compañía en el Piso de Emancipación de Getafe

Aprender es un proceso que no acaba nunca y, a veces, de los momentos más insospechados surgen las lecciones más importantes que, bien interiorizadas, te acompañarán toda la vida. Y fue algo así lo que nos pasó la semana pasada en nuestra visita al Piso de Emancipación en Getafe, donde los chicos que allí conviven nos enseñaron que por muy duras que sean las circunstancias que te ha tocado vivir, siempre hay nuevas metas a por las que ir.

Y es que a estos chicos de cuatro nacionalidades diferentes les sobra el optimismo, la dedicación y el buen rollo, pero esto no ha sido así siempre. La vida no se lo ha puesto nada fácil y cada uno de ellos tiene una historia que le acompañará para siempre, pero todos tienen algo en común: han cumplido la mayoría de edad en una residencia de menores, momento en el que la ley de protección del menor se acaba para ellos y tienen que activarse otros mecanismos. Son asociaciones como Murialdo las que dan a estos chavales, no sólo un techo, sino la oportunidad de prepararse para la vida adulta y la independencia, y lo más importante de todo: un futuro.

Ahora, en el piso, cada uno ha encontrado su vocación, ¡y hay para todos los gustos!: algunos estudian, otros se preparan físicamente para lograr su objetivo, también hay músicos: cantantes y guitarristas. Entre ellos se organizan para hacer las tareas de la casa, van juntos al gimnasio, preparan actividades para los fines de semana… Siempre bajo la supervisión y con la ayuda de los educadores.

¡Menuda cena rica nos prepararon nuestros chicos del piso!

La verdad que estos chicos demostraron una madurez sorprendente, aunque las ganas de vacilar y echarse unas risas con sus educadores no faltaron. Y es que nuestra visita coincidió con la asamblea, en la que los educadores van al piso y repasan juntos la semana, así se aseguran de que los chavales tienen sus necesidades cubiertas y de que todo ha ido bien (y si no, ¡bronca!). Parece que los chicos fueron buenos, porque Adela, la educadora con la también estuvimos en el SPIS de Getafe, no tuvo ni una sola queja… Y además ¡cenamos pizza! ¿cómo no vamos a estar deseando volver?

 

Tags

Así influyó la gala #Murialdo25 en los peques de Pangea

Esta semana nos hemos reunido con los niños de Pangea que actuaron como unos auténticos artistas en la Gala de nuestro 25º Aniversario, ¿lo recordáis? Yasin, Azahara, Paula y Missa nos han contado la experiencia de haber ensayado tanto y haber bailado taaaan bien para nosotros. Y es que el haber participado en este súper evento ha tenido un impacto muy positivo en los chavales, quienes han aprendido valores tan importantes como el trabajo en equipo, la superación personal y el disfrutar al máximo de lo que hacen en su vida. ¡Así nos lo cuentan ellos!

Azahara y Paula, que tienen 10 años, estaban muuuuuy nerviosas antes de actuar, según nos han confesado: “teníamos miedo de hacerlo mal”. Pero han sacado una clara conclusión, y es que una no puede hacer mal algo que lleva preparando durante tanto tiempo. Las dos nos han contado que ahora tienen más facilidad para hacer amigos y… ¿sabéis qué? ¡Tienen muchas ganas de repetir!

Ensayos previos a la gala
Ensayos previos a la gala

Por último, Missa, de 13 años, también quiso contarnos su experiencia. Él se sintió muy realizado al finalizar la obra y escuchar los fuertes aplausos del público y nos ha dicho que gracias a eso ha decidido apuntarse al grupo de teatro de su instituto. ¡Es fantástico!

Sin duda ha sido una experiencia inolvidable para los cuatro y para todos los que han participado. Esperamos impacientes la próxima actuación, porque todo ese esfuerzo y trabajo duro dio unos frutos fantásticos. ¡Buen trabajo, chicos!

Tags