Colectivos

/

ONG para mujeres

ONG para mujeres

La violencia de genero sigue siendo, a día de hoy, una de las lacras más salvajes e implacables de nuestra sociedad. Las mujeres que la han sufrido, no solo quedan marcadas psicológica y físicamente de por vida, sino que, además, han de ver cómo sus hijos, sus familias y su vida laboral y social quedan igualmente marcados para siempre. Por este motivo, es imprescindible que se preste una ayuda continua e intensiva a las personas que han sufrido esta terrible situación, para compensar el daño sufrido y que puedan reinsertarse en la sociedad y llevar una vida normal, de la forma más sencilla posible.

    Nombre (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Asunto

    Mensaje

    Acepto las condiciones de uso y política de privacidad

    Víctimas de violencia de género

    Cada día, unas 400 mujeres son víctimas de violencia de género en España, según las denuncias registradas. Sin embargo, y por desgracia, uno de los grandes problemas con los que nos encontramos para ayudar a la mujer que sufre de violencia de genero es que, la mayoría de las veces, no hay denuncia. Lo cual significa que la cifra en realidad es mucho mayor que la oficial. Cuando estos casos aparecen en los medios de comunicación, es porque han tenido el peor de los desenlaces, pero no siempre es así; esas víctimas que no aparecen en ninguna estadística, continúan sin protección, día tras día. Por todo esto, conocer y saber detectar a tiempo quién puede estar pasando por esta situación es fundamental para la prevención y seguridad.

     

    violencia de género

    Muchas veces, demasiadas, la víctima ni siquiera es consciente de que está siendo maltratada, por diversos motivos: educación, entorno sociocultural, etc. Por este motivo es muy difícil que presenten una denuncia y consigan romper el bucle que se crea entre la víctima y el agresor, y del que es tan difícil salir sin ayuda.

    La violencia machista es la máxima expresión de la desigualdad de género, que a su vez está presente en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Se trata de un problema cuya resolución pasa por cambiar por completo ciertos criterios de educación, roles de género y, sobre todo, ofrecer un máximo de información a los más jóvenes y establecer una verdadera relación de igualdad entre los niños y niñas, desde muy temprano.

    Cabe destacar que la violencia de género no solo se da en el ámbito de pareja. La situación puede convertirse en realmente peligrosa, cuando la relación de pareja se extingue.

    Ayuda a la mujer que sufre de violencia de género

    Hay muchos motivos por los que una mujer mantiene en secreto la situación que atraviesa. El sentimiento de vergüenza, la dependencia del maltratador, el miedo a la presión de los seres queridos, la esperanza de que la situación pueda cambiar… y el miedo a la reacción del agresor si se le denuncia. Es importante tener en cuenta unas pautas de comportamiento a seguir para poder ayudar a la víctima:

    • Escucha activa sin juzgar ni presionar. La situación psicológica de una persona que está sufriendo abusos continuados no le permite tomar decisiones con rapidez. La mejor vía para conseguir resultados es conseguir que se sienta segura para contar su caso, sin que nadie la obligue a tomar decisiones inmediatas.
    • Buscar la ayuda de profesionales. Cuando sabemos que alguien en nuestro entorno sufre violencia, es aconsejable solicitar los servicios de atención a víctimas, para conseguir orientación sobre la manera de actuar, para no complicar más las cosas.
    • Apoyarla. La mujer maltratada suele haber sido previamente aislada de su círculo social y familiar. Por ello, es fundamental que las personas más cercanas a ella puedan ponerse de acuerdo para estar siempre en contacto, y que sepa que siempre va a tener a alguien cerca cuando decida tomar la decisión.
    • Denunciar. No solo la víctima tiene la capacidad de denunciar. Su entorno también puede hacerlo, por lo que sí se ha tomado la decisión, adelante.

    PROYECTOS DESTACADOS

    Mujeres desempleadas

    Si buscar un nuevo empleo es ya de por sí, difícil y, a veces, frustrante, siendo víctima de violencia de género la situación se vuelve aún más complicada. Una persona que ha sido abusada durante un cierto tiempo, pierde la autonomía, la capacidad de moverse con seguridad e independencia. Lo normal es que las mujeres en esta situación prefieran no desvelar la situación que han pasado, sobre todo, por miedo a los prejuicios que existen en la sociedad.

    La violencia de género expone a situaciones de aislamiento y privación material, por lo que es muy importante para la recuperación de la víctima normalizar y recuperar el control de su vida. Esto pasa por conseguir un trabajo que reduzca el sentimiento de dependencia, de inseguridad en las propias capacidades y que, además, lleven a la víctima a conocer nuevas motivaciones y personas que la ayuden a creer verdaderamente en que una recuperación y una vida feliz son posibles.

    mujer desempleada

    Ayuda para mujeres desempleadas

    Tal y como mencionamos, la reinserción laboral de estas mujeres es un factor determinante para su recuperación psicológica, y para su reinserción en la sociedad. Por ello, es imprescindible contar con un plan de ayuda para mujeres desempleadas para garantizar la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres en el terreno laboral. De esta manera, es posible evaluar cada caso, orientarlo y solicitar ayudas específicas, tanto a nivel económico como psicológico y social, para que poco a poco la víctima vaya retomando las riendas de su vida, se sienta más segura y cuente con más opciones para encontrar un trabajo estable.

    Asimismo, se debe tener en cuenta que muchas de estas mujeres, además, tienen hijos que también han pasado por experiencias traumáticas. Por ellos también se deben realizar todos los esfuerzos posibles, a nivel social y psicológico para que logren dejar atrás las experiencias vividas y puedan tener un desarrollo totalmente normal.

    En la Asociación Murialdo creemos en la recuperación y reinserción de estos casos y por ello llevamos más de 30 años luchando para obtener el máximo de recursos posibles para esta causa. Gracias a nuestra labor, pero, sobre todo, al enorme esfuerzo efectuado por las personas víctimas de violencia de género que acuden a nosotros, podemos decir que la recuperación total es posible y animamos a cualquier persona que se encuentre en esta situación a que pida ayuda. Otra vida es posible.